Metodología Agile para desarrollo de Software

La Metodología Agile nació para facilitar a los desarrolladores la difícil tarea de crear un software. Su objetivo es agilizar todas las fases de creación de un programa y apuntalar las comunicaciones entre los distintos grupos inmersos en la creación para dinamizar los procesos.

 

Uno de los principales fundamentos de las metodologías Agile es desarrollar el software de manera progresiva y funcional hasta conseguir el producto final. Se utiliza para crear desarrollos efectivos y no tanto para crear planes de acción. Hay distintas metodologías para elegir la que mejor se adapte al estilo de trabajo de cada empresa de software.

Manifiesto Agile

 

En 2001 se reunieron en Utah (EE.UU) las principales empresas desarrolladoras  de software y crearon el “Manifiesto Agile” como una manera de reaccionar a otras metodologías que se utilizaban en aquel momento, como por ejemplo las de desarrollo rígido o en cascada, donde había muy poca comunicación entre los desarrolladores, los entregables eran de mala calidad y se retrasaba mucho la finalización del producto final


El Manifiesto Agile está basado en un modelo donde los puntos más importantes son la planificación, la creación, la comprobación y el margen de mejora. El proceso de creación del software se desarrolla de una manera rápida y constante, los plazos de entrega se reducen y se incentiva la concentración en cada tarea y la innovación para superar los obstáculos.

 

Ventajas de las metodologías Agile

 

Las metodologías Agile son utilizadas cada vez más por las empresas debido a los importantes ahorros de costes y tiempo y por la motivación que genera en los miembros de cada equipo involucrado en el desarrollo del software. Esto se traduce en una mayor rentabilidad del proyecto y una mayor satisfacción del cliente final.

 

El proceso de desarrollo se ha visto modificado de manera muy positiva con estos métodos de trabajo aportando mayor flexibilidad, mayor comunicación con el cliente durante el proceso y mayor interacción entre los desarrolladores, minimizando errores e incrementando la calidad.

 

Estas son las principales ventajas de los distintos tipos de metodología Agile: 



  • Incremento de la productividad: según los objetivos de la empresa, este método mejora la productividad debido a una asignación más eficiente y dinámica de los recursos.
  • Aumenta el compromiso de los equipos: se genera una mayor conciencia y satisfacción de los miembros de cada equipo involucrado en la creación del software.
  • Velocidad de ejecución: disminuyen los tiempos de reacción y se acortan los ciclos de producción.
  • Aumenta la calidad del producto final: se reducen los errores en cada entrega y el cliente se beneficia de un producto de gran calidad.



Metodologías Agile

 

Entre las metodologías más populares podemos destacar la Kanban y la Scrum, entre otras muchas. En el caso de la Scrum se trata de un proceso de control y administración cuyo principal objetivo es limitar la complejidad y crear un software capaz de adaptarse a las necesidades del cliente.

 

Kanban por su parte es una metodología de producción “just-in-time” creada para la gestión de tareas dentro de un organigrama de procesos de producción. La palabra Kanban significa tarjetas visuales en japonés, lo que nos da una idea bastante precisa de sus principales funcionalidades.

 

Su principal virtud es la sencillez de uso, así como su capacidad de actualización e implementación por parte de los equipos. La gestión de las tareas se desarrolla de una manera eminentemente visual y permite ver con rapidez y precisión el estado de todos los proyectos y desarrollar los distintos trabajos de manera muy efectiva.

 

Aunque cada metodología es única y diferente a las demás, todas tienen los mismos valores y objetivos e incorporan la iteración y un feedback continuo que permite a los equipos ser más precisos y disponer de un sistema que agiliza mucho los procesos. 



Cómo funcionan las metodologías Agile en las empresas

 

Como hemos visto, Agile se basa en una entrega continua y rápida de trabajo. Por ejemplo, en Scrum, la creación del software se divide en partes más pequeñas que se entregarán en plazos cortos (generalmente no más de dos semanas) que se denominan “sprints”. En caso de que haya que hacer algún tipo de modificación solo se hará en la parte afectada y en un corto espacio de tiempo.

 

En cada proyecto donde se ha puesto en marcha una metodología Agile interaccionan distintos equipos multidisciplinares que trabajan en la misma dirección durante el proceso. Por ejemplo, el equipo de marketing está en contacto con el de desarrollo para indicarle en qué dirección deben ir, lo mismo con los demás departamentos, de esta forma todos conocen cualquier modificación en el producto y se involucran por igual para resolver un problema que ralentiza los tiempos de entrega.

 

Los equipos se reúnen diariamente para poner en común sus trabajos. Cada uno debe comunicar al resto tres aspectos: 

 

1- Qué tareas han desarrollado ese día.

2- Cuáles son las próximas en hacer.

3- Qué impedimentos han frenado su trabajo.

 

Al poner en común cada equipo estos aspectos con los demás, todos pueden aportar soluciones, aunque sean de otros departamentos, y así se pueden solucionar los contratiempos con más eficiencia.


En Domain Logic utilizamos el método ágil que mejor se adapta a cada proyecto con el fin de crear el software que necesita tu empresa de una manera rápida y eficiente. Contacta con nosotros y cuéntanos lo que necesitas.

¿Te ayudamos con tu proyecto?

Soluciones informáticas a problemas de movilidad

Te ayudamos con

Aplicaciones en Android
Aplicaciones en IOS
Aplicaciones en Web/RESTFul

Contacto

Cronos 20 portal 2, Planta 3, Puerta 10, 28037 Madrid
[email protected]
+34 622 525 811